Tu Cara A y B. Dinámica Coaching para Emprendimiento

¿Héroe o Villano? Descúbrelo, y aplícalo a tu emprendimiento…

 

Hoy te traigo una dinámica que suelo utilizar en talleres y cursos grupales, y en esta ocasión la he preparado para que tú mism@ -o acompañad@- la puedas utilizar con aplicación práctica tanto si emprendes, como si eres directivo o líder de una organización, equipo o corporación. Ready? Pues vamos al lío.

Soy un apasionado de los cómics (también conocidos como novelas gráficas). Especialmente rollo Marvel y DC, desde la época de Secret Wars allá por 1988. A nivel nacional hay cosas interesantes (Norma, Panini, Z...)

Mucho antes ya disfrutaba de Mortadelo y Filemón, Zipy y Zape y otros portentos nacionales. Tenía que compartir pasión entre el tebeo patrio y el anglosajón mediante los superhéroes de siempre: Spiderman, Superman, Batman, etc.

Y eso es lo de lo que trata este post. De Superhéroes de cómic, y sus respectivos villanos, extrapolado todo ello al emprendimiento. Al negocio. Al business.

¿¡Mande!? Sí. Me explico.

Luke, soy tu padre. Y eso...

Cuando hablamos de un superhéroe, su reverso (y aunque por cada uno suele haber un buen puñado de villanos) generalmente es alguien concreto que en un momento dado -ya pasado- fue compañero, amigo o conocido del héroe.

Se trata de alguien que conoce muy bien a este. Sucede algún hecho decisivo que hace que uno y otro se decanten por posturas o planteamientos opuestos y hete ahí que tenemos lo que se llama la lucha entre el bien y el mal.

Mira, fíjate en Star Wars. (buf, si no te gusta, entonces pasa al siguiente párrafo. Snif!) Dark Vader -el del casco raruno negro- era bueno, luego malo y más después resultó ser el padre del prota, el bueno, Luke Skywalker. ¡Tomaaaa ya!
 
Ya... pero ¿qué entendemos por bien y mal? Evidentemente, en las historias de tebeo, en los cómics (y por extensión, series de televisión, dibujos animados y/o películas) el héroe es un tipo -o tipa- con colores llamativos, generalmente basados en colores de guerreros ancestrales -o no- cuentan con armas y armaduras prodigiosas, llevan capa -o no- y pegan unas leches como panes.

El villano es el malo de la película -o cómic- y acaba comiéndose las leches con los panes que suelta el héroe. Ahora bien, déjame que insista (y no, esto no es un anuncio de seguros de coche. Tiri tiri tiri...), ¿según quién -y por qué- el superhéroe es el bueno y el villano es el malo? O_o

¿Según "QUIÉN" el superhéroe es siempre el bueno, y el villano siempre el malo? O_O

Click to Tweet

Fíjate, por ejemplo, en el amigo Batman. Supuestamente es el bueno. Sin embargo existen ediciones limitadas de algunas de sus historias dónde es más oscuro de lo habitual. Incluso llega a acojonar al mismísimo Joker o al estrafalario Pingüino. Ahí es ná...

¿Y Arrow? Rebautizado en la serie de televisión como tal y posteriormente, vuelto a rebautizar como Green Arrow, tiene diferentes vayvienes. En algunas historias deja vivos a los villanos y delincuentes que atrapa, en otras ocasiones los deja bastante estropeados.

Y así podíamos poner cientos de ejemplos, como Spiderman cuando se convertía en Black Spiderman (debido al simbionte alienígena), o Hulk, que no distingue el bien del mal y cuando campa a sus anchas lo destroza todo -o casi-.

A partir de todo lo expuesto, si fuéramos guionistas, podríamos configurar una historia de este tipo, dónde el héroe y el villano son realmente dos caras distintas de una misma moneda (historia).

¿Y a qué viene todo esto, Miguelón? te estarás preguntando. Pues a ello vamos. Sígueme.

Aceite y agua... elige todo, como dice el anuncio.

Toda esta mini-masterclass sobre los cómics, pelis y demás historias de héroes y villanos viene a servir de base de unas dinámicas que he utilizado en talleres y cursos para grupos.

Voy a explicar todo el cotarro. Ea..

Si todo superhéroe que se precie, cuenta con poderes especiales (o cualidades añadidas...) que utiliza para realizar acciones de protección, rescate y ayuda a personas inocentes, bienes y demás, con absoluta probabilidad existe un villano que justamente hace lo contrario: causar desorden, dañar o perjudicar a personas inocentes, bienes, etc.

Si de repente te imaginas a Batman, por ejemplo (y si conoces al personaje medianamente), pensarás instantáneamente casi seguro en uno de sus enemigos como apuntaba antes, número 1. Pongamos el Joker. Realmente, sacados fuera del contexto de la historieta, el uno sin el otro no existiría. Es similar al yin y el yan oriental. Una parte blanca sobre una parte negra. El bien y el mal, el equilibrio constante.

Esto, aplicado al emprendimiento ofrece un beneficio y unas posibilidades realmente interesantes. Recuerda: en una historia de este tipo, superhéroe y villano, son dos caras de la misma moneda.

Por ello, como emprendedor/a imagina que tu cara A, la que muestras generalmente al público, es la de un Superman, Batman o Spiderman. Y tu cara B, que es la menos conocida, es un Lex Lutor, Joker o Dr. Octopus.

Estás acostumbrad@ a mostrar esa cara "guay", a esforzarte por ofrecer la cara A. The side One. ¡okey makey! Pero te olvidas de que tu cara B, tiene mucho que aportar. En si misma no es una cara mala.

Al igual que la cara A tampoco tiene que ser una cara buena necesariamente. Dependerá del momento, el contexto, la situación y el peligro existente.

Te pondré un ejemplo rápido. En caso de una pelea, el héroe difícilmente saldría airoso de la situación mediante el palique. ¡Nain!

Por supuesto, antes de recurrir a ejercitar los puños y las piernas, es más que posible que busque una salida mediante el dialogo (¿judo verbal?). Después de todo hay que intentar aquello de "hablando se entiende la gente".

Cuando el blablabla no ha funcionado, el héroe, debería de pasar a los mamporros, a la violencia. Algo supuestamente relegado al villano, a la cara B, que como primera opción sí o sí, es machacar, golpear y empujar. Lo de hablar... insisto, mejor, déjalo.

¿Has visto que rápido hemos pivotado al héroe, hacia la parte "villana"? Pues esto es lo que debes aplicar a tu día a día, en el emprendimiento. No se trata de llevarlo a los extremos. La historia del Dr. Jekyll y Mr Hyde no deja de ser eso, una leyenda, disfrazada de metáfora.

En términos menos radicales, tendríamos a Hulk. El coloso verde que aparece cuando Bruce Banner se enfada -hasta el tope, según el enfadómetro-

via GIPHY

Comenzando la práctica de la dinámica

Llevando la analogía del héroe y villano a la práctica, mediante dinámicas y coaching en grupos, la forma de realizar la actividad es un compañero junto a otro​, de forma que elijamos un personaje de ficción (preferiblemente y ya que estamos, que sea de un cómic, dibujo animado o película) e inmediatamente lo asociemos con su reverso, en función de lo que has leído hasta ahora.

Tu compañero deberá averiguar de quien se trata tu personaje principal, mientras le facilitas pistas sobre la personalidad/carácter/características del reverso. El personaje que elijas como principal no tiene que ser necesariamente el héroe, puede ser perfectamente el villano. La Cara A, no tiene que ser obligatoriamente el superhéroe. Recuérdalo, my friend.

Por ejemplo, si eliges a Hulk, su reverso será Bruce Banner. Si eliges a Axterix su reverso sería el Cesar. Y así todos los ejemplos que quieras.

No le des muchas vueltas, e intenta no utilizar -si es posible- los personajes que he citado en el post. Lo que te venga a la cabeza en el momento de hacer la actividad.

Utiliza la dinámica propuesta como juego personal, y me cuentas... 😉

Click to Tweet

Si tras un máximo de 3 a 5 pistas (en función de la complejidad del personaje) tu interlocutor no acierta, pasa a su reverso, de forma que, tras otras 3 pistas como máximo en este caso, si tampoco lo acierta, deberías plantearte si la percepción que tienes sobre ese personaje realmente te dice algo.

Si no puedes hacer la dinámica con alguien, puedes hacerla tú mism@, saltando el paso del compañero. Obvio.

En ambos casos, estos pasos debes realizarlos a continuación:

1. Anota todo lo que te llame la atención de los dos perfiles o personajes. El principal y el reverso. (por ejemplo, igual apuntas como curiosidad que Superman lleva calzoncillos de color rojo por encima del pantalón, pero también Lex Lutor lleva en algunos cómics una pajarita roja con americana verde... ejem).

2. Qué cosas crees que tienes en común. Tanto de uno como de otro. Analiza el por qué. Esta parte es importante. Casi el 90% de la dinámica. Bueno, más o menos.

3. Lo que encuentres positivo en uno y negativo en el otro -por ejemplo, uno trata de ayudar a las personas y el otro no, va a su bola...- apunta cada cosa como positivo y negativo en ambos. Esto es especialmente interesante, por que realmente te presenta dicha cuestión como algo positivo en un momento dado, o negativa en función del momento y estado actual.

Una vez hayas completado todos los pasos, podrás aplicar esta dinámica a tu emprendimiento. Incluso si eres directivo y no tienes un negocio propio, o eres el lider de una organización o grupo, empresa, etc. te será de enorme utilidad. Es la teoría del "una de cal y otra de arena" llevada a la práctica, en su máxima expresión.

la infografia se la ha llevado el villano :(

En Conclusión

En definitiva, se trata de utilizar en tu beneficio las dos caras de una misma moneda. En una adaptación de tantas que se han hecho del Dr. Jekyll y Mr. Hyde (de esas de las sobremesas de verano de cierto canal teleanuncios, donde empezabas a ver una pelí a las tres de la tarde y a las nueve y media seguía por la mitad...) alguien dijo "Utilice sabiamente lo que puede enseñarle ese Mr. Hyde, y que usted como Doctor Jekyll no tendría posibilidad de aprender."

Lo mismo pasaba en un videojuego de Mario Bros, donde el fontanero pixelado se convertía con una seta -rara rara- en electricista con mala leche. Al final de la jugada, se convierte en un lampista de tomo y lomo.

Yo creo que ya te he puesto ejemplos para que te hagas una idea más que de sobra para poner en práctica esta dinámica. Enfrenta tus miedos, derrota tus creencias, y utiliza lo bueno que puedas de esta actividad, en grupo o sol@.

Y si te parece, déjame un comentario, andaaa 😉

5 comentarios en “¿Héroe o Villano? Descúbrelo, y aplícalo a tu emprendimiento…

  1. muy estimulante el post. había oído algo de esa analogía pero leído así de forma tan amena como esta, se lee muy bien.
    Gracias por el artículo.

     

    [Responder]

    Miguel Aguado Reply:

    Me alegro de que te haya gustado el post.

    Gracias a ti por comentar.

    Saludos.

     

    [Responder]

  2. Hola Miguel

    Interesante lo que dices.

    Siguiendo la metáfora que planteas, muchas veces somos los villanos con nosotros mismos.
    Por los pensamientos negativos que tenemos, por que somos jueces implacables de aquello que hacemos o dejamos de hacer.

    Con lo cual, muchas veces logramos no ser héroes seguros de nosotros mismos ni vivir la vida desde el héroe que hay en nuestro interior.

    Tenemos que aprender a convivir y a aceptar ese héroe que hay en nosotros mismos y pulir aquellos rasgos no tan positivos del “villano”.

    Lo que pasa es que muchas veces nos quedamos con criticar el villano y su forma de comportarse y no utilizamos el héroe para mejorar los rasgos de la personalidad del
    villano que no nos agradan.

    Diana Ohana
    Terapeuta online.

     

    [Responder]

    Miguel Aguado Reply:

    Hola Diana.

    Es una perspectiva curiosa e interesante la que planteas, si bien mi planteamiento iba más por el sentido que tiene el aceptar que somos héroe y villano, que tenemos una cara A más visible, y otra cara, la B que no solemos tener expuesta.

    En mi opinión, se aplicaría a lo que planteo en el post, el dicho “ni todos los buenos son tan buenos, ni todos los malos son tan malos”.

    Se trata por tanto, de buscar un equilibrio donde cada uno debe saber cuando potenciar la parte “heróica” y cuando la parte “villana” o dicho de otra forma, cuando es conveniente mostrar -o no- una cara u otra, sin entrar en falsedades, prejuicios y por supuesto, buscando nuestro bienestar junto el bien común.

    Gracias por tu comentario.

    Saludos.

     

    [Responder]

  3. Hola Miguel

    Es muy cierto, todos tenemos un poco de todo, dependiendo el momento

    y la circunstancia.

    Al igual que tenemos un comportamiento hacia los demás también

    tenemos un comportamiento hacia nosotros mismos, que de alguna

    manera se vuelve como un círculo vicioso, en el sentido que si

    nos tratamos desde el villano y no desde la comprensión

    el entendimiento y la empatía, golpeamos nuestra autoestima

    y cuando nuestra autoestima es baja tendemos a golpearnos

    a nosotros mismos.

    Te deseo un gran día
    Diana Ohana

     

    [Responder]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *