hazte terapeuta

Cómo montar tu propia consulta de terapias naturales

 

¿Te apasionan las terapias naturales? ¿Te gustaría dedicarte a ayudar a las personas que acuden a ti en tu propia consulta? Pues "benvenutt@" seas...

Estupendo. Tienes dudas sobre cómo montar tu consulta de naturopatía, quieres formarte o si ya lo estás seguir aumentando conocimientos en técnicas naturales.

Le das al Reiki, a los imanes, a los masajes... bien, pues tus inquietudes han sido escuchadas y te traigo este post + vídeo-intro donde te cuento cómo hacer realidad tu sueño.

¿Comenzamos?

Sí, ya lo sé. Una consulta de Reflexología (o Reflexoterapia), Quiromasaje o Pedicura no es crear un imperio digital. Ok.

Como ya te adelantaba en el vídeo, he recibido emails consultándome sobre esta posibilidad, y dado que conozco el sector de las terapias naturales (he tenido varios clientes que han montado su negocio de Osteopatía, Quiromasaje y Naturopatía) te traigo este post, donde te contaré los pasos que debes seguir para montar tu consulta como terapéuta, naturópata o quiromasajista. Yes, you can!

Además, junto con el boca-oreja, lo que más clientes te va a traer es una estrategia combinada de redes sociales, SEO, y marketing web entre otros. ¿Ves como al final, si que tiene que ver con internet, con lo digital?

En cuanto al quid de la cuestión, "montar tu consulta" como dice el título del post, me voy a referir al territorio español por lo que, en cuestiones de legislación y documentación, te sugiero que te informes bien de los requisitos que sean de aplicación en tu país.

Y sí, hablo de negocio. Te encanta ayudar a la gente, pero salvo que seas una ONG (o tu padre sea Amancio Ortega) tienes que comer, vestir y pagar facturas, así que, decididamente SÍ: tu consulta debe ser un negocio.

Al tema: En España, más de 300.000 usuarios en 2015, acudieron en alguna ocasión, a una consulta de terapias naturales. Y parece ser que en 2016, la cifra no ha bajado precisamente.

Como ya digo en el vídeo, no voy a valorar ni a debatir si funcionan o no este tipo de técnicas, terapias o métodos. Para mi, como todo en esta vida, depende de la opinión (cliente) y experiencia (terapéuta) de cada uno. Y ya se sabe: la opinión es como el culo, cada uno tiene el suyo.

Dicho esto, seguimos.

Lo que tienes que tener claro desde ya mismo: Para poner en marcha una consulta de estas características necesitarás un espacio adecuado y habilitado para ejercer. No vale como has visto en CSI: una consulta o despacho en un trastero de alquiler como que no.

Generalmente, una consulta de este tipo independientemente de la terapia o técnica que ofrezcas, deben coincidir en lo siguiente: un mobiliario mínimo consistente en al menos una camilla, un taburete para el terapeuta, un par de sillas, una percha (de pie, mejor), una mesa de escritorio con otra silla, y un despacho o local de al menos 18 metros cuadrados.

Los utensilios, accesorios y demás herramientas de trabajo (aceites, sábanas, papel...) son de adquisición obligatoria.

La camilla, por supuesto. Puedes adquirirla en proveedores especializados por menos de 80 euros, a partir de ahí tienes un modelo básico pero suficiente. No te preocupes, que luego llegaremos a esto.

Si quieres dar servicio a personas con movilidad reducida, embarazadas, personas mayores, etc., además deberías contar con una camilla adaptada que permite realizar masajes u otro tipo de técnica sentado. Aunque siempre puedes arreglártelas con una camilla convencional colocando a tu cliente de costado.

Primeros pasos

Para empezar, cuando tengas claro que vas a dedicarte a ello, deberás dirigirte a Hacienda (a ese lugar que dicen que somos todos) y darte de alta con el impreso 036 o 037 (este, en caso de modificación del anterior o en caso de que ya ejerzas alguna actividad) teniendo en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Tendrás que designar el epígrafe 839, para masajistas.
  • O el epígrafe 841 para naturópatas, acupuntores y otros profesionales parasanitarios.

Es decir, que si vas a ejercer cualquier tipo de terapia distinta a los masajes, deberás darte de alta en este último epigrafe. Lo que se suele hacer generalmente, es utilizar ambos epígrafes (un documento por cada uno).

Después de esto, queda un paso -a nivel fiscal- que es presentar el documento sobre el Impuesto de Actividades Económicas (IAE, modelo 845).

El siguiente paso es ir a la Seguridad Social, y presentar el impreso oficial de solicitud de alta TA0521.

En este caso, deberás designar el epígrafe 8690 (otras actividades sanitarias), que es aquel que se utiliza para diferenciar aquellas profesiones o funciones que tienen que ver con la salud humana, pero no se realizan en clínicas u hospitales, ni por doctores en medicina, sanitarios o personal equivalente (titulado universitario o con formación reglada). Aquí entran naturópatas, acupuntores, masajistas, etc.

Recuerda: evidentemente, me refiero a España. Desconozco que tipo de epígrafes o procedimientos fiscales o sociales son necesarios en otros paises. De hecho, reflejarlos aquí sería prácticamente imposible. No obstante, es posible que en Saludterapia, web especializada en el sector, pueda haber datos sobre el ejercicio de la profesión en todo el mundo.

Formación

Y hasta aquí este post. Ahora ya sabes un poco más acerca de todo lo necesario para montar tu propia consulta de terapias naturales, y convertirla en un negocio prospero.

Ahora, si te parece, deja un comentario, duda, etc. Siempre es bien recibido 😉

8 thoughts on “Cómo montar tu propia consulta de terapias naturales”

  1. Pero no se necesita nada más? No pedirán titulación, cursos, y por otra parte, habilitación de la consulta?

     

    [Responder]

    Miguel Aguado Reply:

    Hola Emma.

    Cómo comento en el post, las titulaciones las imparten generalmente academias o centros privados presenciales o a distancia, (tienes algunos ejemplos con link) y las certificaciones (que no homologaciones) las suelen expedir asociaciones profesionales del sector.

    En cuanto a habilitación de la consulta dependerá de qué se trate. Por ejemplo, un negocio de Quiromasaje -por ejemplo- con un par de salas específicas para ello que cuente con una camilla cada una, y otro habitáculo como sala de espera o recepción, etc., además de los elementos, accesorios y mobiliario que cito en el post, son suficientes para empezar.
    Por supuesto, necesitarás un seguro de R.C. y darte de alta en autónomos.

    Gracias por tu comentario.

    Saludos.

     

    [Responder]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *