El camino del emprendedor, original MiguelAguado.info

El camino del emprendedor

 

Nota: Este era un post que hice para el blog de Andrea Rojas, eso fué en 2016 cuando arrancaba este blog, con su remodelación parece ser que dicho post ha desaparecido. Pues nada, Andrea, un placer 😉 Ahora my friend puedes disfrutar esta bicoca, una maravilla aquella de mis primeras inmersiones en el "guest-posting" (no, no tengo abuela) aquí lo tienes tooodo para ti 😀

Emprender es algo que o te llama o lo haces por necesidad, yo lo hice por ambas cosas. Me llamaba porque siempre he tenido el gusanillo de emprender, y lo necesitaba porque estaba atrapado en un trabajo pésimo y que me deprimía.

No siempre era todo maravilloso (ten en cuenta que detrás de cada autónomo está hacienda y la s.s.), aún así, no lo cambio por trabajar por cuenta ajena. Después de todo, los problemas no entienden de sectores, trabajos ni profesiones.

¿Ande está el post Andreaaa?

Era el año 2009, por aquél entonces, yo trabajaba por cuenta ajena, por horas.

No cobraba más de 5 euros la hora. En bruto.

Para llevarme un sueldo medio digno que me permitiera sobrevivir, poner comida en la mesa y pagar facturas, trabajaba mucho y tenía pocos días libres.

Era común trabajar 12 horas diarias y no menos de 230 horas al mes.

Aprovechando como podía, sacando tiempo de donde no tenía, empecé a investigar en que sector podría emprender.

En el lugar donde trabajaba, durante prácticamente todo el día, observaba el trasiego de personal de limpieza.

Mujeres que limpiaban el suelo, ascensores, aseos... hombres que abrillantaban el suelo y dejaban impolutos los cristales.

Era uno de los sectores donde más movimiento había.

Entonces, decidí emprender con mi propia empresa de limpieza.

Recuerdo que pese a comenzar yo sólo, mientras seguía trabajando, al poco tiempo contraté por horas a un matrimonio conocido para cubrir varios encargos que fueron saliendo en la misma zona donde yo trabajaba.

A los pocos meses, contaba con unos cuantos clientes y trabajadores/as y al año, de ser emprendedor autónomo pude dar el salto a una sociedad limitada unipersonal.

Conseguí financiación para incorporar a la empresa servicios de seguridad y sistemas.

Esto a modo de resumen. Permíteme omitir los sinsabores y la mala leche que a veces me generaban ciertos proveedores, empleados y clientes...

Pese a todo, la cosa fue creciendo, de modo que la empresa diversificó en servicios generales a empresas y comunidades de vecinos, gestión inmobiliaria y administración de fincas.

Recuerdo cuando tuve que ir a Madrid un Sábado de Mayo por la mañana a la Universidad de Nebrija a realizar el examen para obtener el título de administrador.

La parte de servicios generales, fue vendida a una compañía de seguridad y servicios auxiliares, que hoy día cuenta con más de 1.000 empleados.

Después de esto, con los años, no he parado de emprender: una tienda online de móviles, tablets y accesorios, que fue vendida a la competencia (Mikyphone.es)

Un portal de anuncios clasificados casi a nivel local, que fue vendido también.

Y eso sin contar las empresas que he ayudado a crear para otros, y que cuando han empezado a despegar, las he dejado funcionando para que se ocuparan sus propietarios.

Muchas de estas empresas son Pymes que despuntan en su sector y generan puestos de trabajo en el lugar donde están ubicadas.

A fecha de hoy, llevo unos cuantos años dedicándome a lo que me gusta: El desarrollo personal y profesional de mis clientes, publicando libros, realizando cursos y talleres y sesiones, y generando contenido para mis negocios digitales.

¿Y por qué te cuento todo esto?


Para que entiendas que, la motivación, la intención y tener el foco en lo que verdaderamente quieres conseguir, es fundamental para eliminar creencias limitantes, bloqueos y dudas.

Si no hubiera eliminado todo lo que te acabo de enumerar, por sistema, el autosabotaje que todos llevamos programado, hubiera hecho de las suyas, y hoy probablemente seguiría trabajando para un tercero por menos de 6 euros la hora.


Vayamos por partes: ¿MOTIVACIÓN?

Si leer esta historia, no te ha motivado lo suficiente, si pese a estar dándole vueltas a la idea de emprender, todavía no lo tienes claro, te pregunto:

¿Qué es lo que te motivaría a ti, a emprender y crear tu propio negocio, tu propia vía para desarrollarte profesionalmente?

- Ser tu  propi@ jefe/a

- Independizarte profesionalmente

- Flexibilidad: tu creas tu horario laboral

- Conciliar vida personal y profesional

- Sentirte realizado/a

- Dedicarte a lo que me gusta, me apasiona o me interesa

- Aportar valor a los demás

- Generar empleo o colaboraciones, sinergias



Seguramente, puedes añadir algunas líneas más a las que te he expuesto.

En cualquier caso, sea cuál sea la motivación que tengas para emprender, lo interesante es que te plantees justamente eso, dar forma a tu idea o proyecto, y crear tu propio negocio, tu emprendimiento y generarte tu empleo dentro de un marco de decisión personal y auténtica autonomía.


Ya, pero ¿todo a la hora de emprender es tan bonito como lo pintan?


Ser emprendedor tiene innumerables ventajas, las cuales en mi opinión, superan con creces las eventualidades o las desventajas que puedas encontrar por el camino.

Los pequeños baches, los problemas que todo emprendedor que se precie encuentra a la larga sí o sí, son pequeñas pruebas de superación, de resistencia mínima, que nos permiten saborear los logros y las cuestiones como las que he expuesto anteriormente (tú haz tuyas las que te motiven).

Antes de finalizar este Post, no quiero despedirme sin contarte y enumerarte los 4 principios, pasos o “mantras” (puedes llamarlos como tú quieras y te sea más comodo) que he implementado para mi día a día y que me han funcionado, y lo siguen haciendo hoy:

1 – Tener claro que quería. Es decir, aunque en principio dudaba (como todo el mundo cuando empieza a barajar la posibilidad de emprender) Sabía que debía tomar mi propio camino, liberarme, ser independiente económica y profesionalmente hablando.

Y si bien no tenía claro si tomarlo como autoempleo, emprendimiento o dar vida a un proyecto propio, finalmente hice un mix de todo ello. Con el paso del tiempo, me dí cuenta de lo que significaba emprender, y ¡me encantó!

2 – Investigar. Ante la duda, investigar. Usar internet. Hablar con amigos, familiares, buscar que necesidades cubrir. Que necesita la gente.

Descubrí que realmente la gente no compra productos o servicios como tal, las personas (individualmente) y los grupos de personas (organizaciones, empresas...) en definitiva buscan y compran soluciones.

Esto lo descubrí realmente cuando ya había montado mi primer negocio como profesional autónomo, un negocio de limpieza, mantenimiento y servicios auxiliares a empresas y comunidades de vecinos.


PUBLICIDAD

Descubre nuestras promos

Asesoría y Consultoría Fiscal · Contable · Tributaria · MKT Digital · RGPD/LOPD · LSSICE · ARCO


Disfruta este artículo desaparecido del blog de Andrea Rojas... O_o

Tuitéalo

3- Formarme. Cuando emprendes, intentas dedicar todo tu tiempo, potencial y recursos a buscar clientes, generar posicionamiento y visibilidad a tope en internet e incluso en el mundo físico (offline).

Pero a veces uno se olvida de que la formación es muy importante.
Estar al día de las herramientas, utilidades y procesos necesarios para nuestro sector, o que puedan beneficiarnos es fundamental.


Evidentemente, si necesito una asesoría o gestoría para mi negocio porque tengo empleados, no voy a hacer un master en gestión fiscal y laboral, pero si que apostaré e invertiré en hacer un curso básico para saber temas elementales acerca de nómincas, prevención de riesgos, manejo de maquinaria, etc. (esto ya lo tienes cubierto gracias a mi servicio, hehehe!)

Créeme, con el tiempo descubrí que formarse es la mejor manera de detectar errores, fallos y ahorrar en costes.

En el caso del ejemplo, te puedo asegurar que si cuentas con gestores incompetentes te puede costar muy caro no estar formado en ello.

Gracias a una formación continua, pude alicar lo que con el tiempo, y varias modificaciones después, llamé “Las 10 características que definen a un emprendedor de éxito”. Aún hoy día me sirven de enorme utilidad y me recuerdan que hay que seguir con los pies en la tierra.

Encontrarás mucha paja, pero también contenido realmente de utilidad y valioso. Haz cursos, asiste a seminarios (o webinarios, más comodos), lee libros sobre emprendimiento, mente ganadora, dinero, etc., y sobre todo, utiliza webs y blogs que te aporten valor y conocimientos.

4 – Ante todo, ser feliz con lo que haces. Una de las premisas fundamentales para emprender, para tomar la decisión de dejar de ser un trabajador por cuenta ajena y pasar a buscarme las habichuales por cuenta propia, era precisamente, que no era feliz con mi trabajo.

Una actividad monótona, y aunque cambiaba de sector o de puesto, sabía que seguía trabajando para otro y en un empleo que no me aportaba nada.

De hecho, era consciente que o cambiaba de rumbo laboral o profesional, o eso acabaría afectando a mi salud. Mental y física.

Te puedo decir, para resumir, que he trabajado en un montón de sitios, sectores y profesiones. La mayoría no categorizadas.

Sin embargo, saco algo muy bueno de ellas. Sobre todo de los trabajos en los que he tenido acceso directo al público. El poder hablar y tratar a todo tipo de personas.

Eso me vino realmente bien, cuando monté mi primer negocio (como te dije anteriormente, de servicios de limpieza y mantenimiento), luego el segundo, y luego el tercero, y así hasta hoy.

Puedo decirte, que una vez te pique el bicho emprendedor, la probabilidad de que sigas creando nuevos negocios, nichos de mercado, proyectos, etc., es muy alta. A mi es lo que me ocurrió.

Y hasta aquí, mi historia resumida y mis tips para que emprendas con motivación aunque aparezcan baches. Tómalos como retos.

De hecho, piénsalo: si no hubiera algún que otro bache nunca, jamás... al final hasta podría ser aburrido el camino del emprendimiento.

Ya lo dice el refrán... “lo que no te mata, engorda... o te hace más fuerte”.

A veces te dirán que puedes, otras que no. Eres tú quien decide. (Presidente de YONO SL o YOSI SL) 😀

Tuitéalo

Esto es todo por hoy. Si quieres comentar, adelante, sabes que respondo 😉 

Post by: Miguel Aguado

Soy Coach, Mentor de Emprendedores Digitales y Emprendedor nato, entusiasta del MKT digital, el SEO facilón y efectivo y la creación de blogs en WordPress. Con todo ello te ayudo a Crear Tu Imperio Digital.

Esto te puede interesar:

3 thoughts on “El camino del emprendedor”

  1. Hola Miguel,

    Gracias por el post (recuperado) y por compartir tu historia. Es genial poder aprender de los que ya estáis navegando con éxito. Me reconozco picada por el mismo bicho y también llena de las incertidumbres y dudas. Por ejemplo, a la hora de formarte en áreas diversas pero que complementan tu objetivo ¿qué criterio utilizas para saber por dónde empezar? A mí no me da la vida para todo los cursos que quiero hacer!! jejeje (súmale tutoriales y blogs, etc) ¿Algún consejillo?

    Y ya que estamos, ¿tienes alguna regla para establecer cuánto de tu tiempo dedicas a formación y cuánto a trabajo (del que te da de comer 😂😂😂)

    Muchas gracias

     

    [Responder]

    Miguel Aguado Reply:

    Hola Cristina.
    Pues la formación, si es online, la suelo dejar para la noche. Auriculares y tablets o smartphones son ya casi extensiones de mi ser, jajaja. Y no siempre, a veces apetece estar un rato en el sofá y disfrutar.
    También aprovecho después de comer para ello, sobre todo si tengo que “practicar”, el resto del día me planifico ya que tengo que cuadrar proyectos y encargos y delegar, cada vez más, porque si no acabo loco.
    Una agenda es hoy por hoy necesaria. La divido en varias partes, y asigno lo que tengo que hacer a lo largo del día (normalmente planifico con unas 48-72 horas de antelación, más no, porque está comprobado que siempre falla algo y debes pivotar hacía la solución y lo que tengas que hacer en ese día).

    Míralo como estar a dieta. Planificas y si te sales por lo que sea (urgencia, proyecto nuevo, atención a clientes/proveedores/colaboradores…) tendrás que “corregirlo” posteriormente sí o sí. Por cierto, con chocolate y helado te digo yo que el trasiego diario casi ni se nota 😉

    Gracias por comentar.

    Saludos.

     

    [Responder]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *